Historias de aventuras



Imagen cueva con abertura de luz

Relatos de aventuras

Cuando despertó no sabía dónde se encontraba, ni cómo había llegado allí. Sólo recordaba haber estado tomando un té de regaliz, exquisitamente bueno por cierto, en la taberna de los pájaros.
El lugar era oscuro, y olía a humedad. El silencio alrededor era rotundo, penetrante, absoluto. No podía ver nada a su alrededor.
Se percató de que un hilo de luz entraba a unos diez metros de altura, sobre el nivel en que él estaba. Antes de siquiera pensar en alcanzar esa pequeña abertura, sabía perfectamente que no llegaría, que no estaba en ese lugar por casualidad. Ahora, debía encontrar la forma de salir de allí, y sabía que la aventura de conseguirlo, sería merecedora de un relato épico que algún día se escribiría en libros, y los lectores creerían que todo fue producto de la imaginación de un escritor.

Abertura de luz en cueva Los ojos se fueron adaptando poco a poco a la luz del lugar. El olor a agua no era desagradable, sin embargo, nunca había notado la presencia tan fuerte de un aroma en su nariz.
Palpó el suelo con las manos, era rugoso, un poco arenoso. Estaba frío.
Como no sabía hacia donde caminar, se sentó. Enfocó su atención en sus ojos, como muchas veces antes había hecho justo antes de dormir, intentando que estos se adaptaran a la oscuridad. También contuvo la respiración, para evitar que el sonido de sus inhalaciones enturbiara la información que recibía a través de sus oídos. Y tras unos minutos bajo completa concentración, pudo escuchar unas vocecitas, a lo lejos.

No entendía el idioma, pero las voces eran infantiles. Incluso parecían graciosas. Prestando mucha atención, pudo diferenciar tres voces. También se percató de que cada vez se oían más fuertes. No parecían hostiles, por lo que no se movió del sitio. Además, tampoco sabía si a tres pasos podía haber un hoyo abismal donde poder caerse.

A lo lejos, al cabo de unos minutos, una luz comenzó a perfilarse, creando destellos que rebotaban en las paredes iluminando la estanca cueva donde se encontraba.
Tres pequeñas criaturas aparecieron al fondo del cubil. De los tres, el que iba en medio, portaba un candil.

Vaya, un humano que ha despertado - Dijo uno de ellos.
No, es una humana - Dijo otro.
Y qué más da - Dijo el tercero.

Los tres pequeños individuos, ataviados con extraños y sutiles vestimentas, se quedaron observando a la criatura humana que estaba sentada enfrente de ellos, sin inmutarse.
No deberías haber llegado aquí todavía, tú no has muerto aún. Cómo lo has hecho para alcanzar esta dimensión sin pasar el pegajoso umbral de la muerte, donde los cuerpos quedan enganchados? Sólo debería haber llegado tu alma, sin recuerdos, limpia y pura, tal cual la recibiste al nacer. - Dijo uno de ellos. El tono de voz era amigable, cortés, para nada amenzante.


Los ojos penetrantes y vivaces del ser humano que tenían allí delante no eran comunes. Reflejaban una paz interior extrema. Destilaban felicidad, y ocultaban secretos que aterrarían a las sombras de aquel lugar.

Continuará...

duhnn



Más historias


Imagen de un libro de poesa

Nuevos poemas

Si la luna te mirara
en sus ojos podrías ver...

Seguir leyendo...



Pensador - Profundas reflexiones

Aquellos gloriosos momentos

Fue lo mejor que me ocurrió durante el período en que estuve consciente de estar vivo y tener un cuerpo...
Seguir leyendo...



Mujer mgica silueta

Déjate llevar


¿Dónde me llevas?
Silencio, sígueme.

No pude hacer otra cosa que callar y seguirla.
Caminaba con paso firme. Irradiaban de su piel destellos azules y blancos. Los zarzales se encogían al verla llegar para no arañarla...


Seguir leyendo...



Más historias






















Apps recomendadas - Android