Historias de aventuras



Imagen de la respiracin mgica

Aprender a respirar

Días cargados de vida. La luz recorría sus células, pues eran su alimento. Se paseaba por las calles, intentando captar cada brizna nueva que le traía el aire. Su olfato se desarrollaba a medida que aprendía a inhalar los fragmentos de información que alrededor de su ser flotaban.
Se dejaba llevar por las fragancias que impregnaban el ambiente de sensaciones nuevas.

Aprendió que jugando con la respiración su mente se acallaba, a la vez que su atención incrementaba. ¡Oh, acallar la mente! Qué grandioso placer el ser libre de ese molesto 'yo' que juzga, nos acobarda, que nos hace creer que somos importantes y necesarios, cuando en realidad somos células de un ser más grande, a quien llamamos Tierra. La voz interna que hemos construido a base de creencias heredadas de nuestros maestros, padres, amigos, nos separa de lo que realmente somos, parte de un universo mágico, un mundo sin fin. Somos parte de un ser maravilloso, enorme. Eres todo lo que te rodea, pues cuando la pequeña concienca que se nos ha dado vuelva a la tierra, el cuerpo que se nos ha prestado volverá a ser consumido por la Tierra. Nos convertiremos en hongos, moscas, gusanos, y volveremos a ser parte de lo que siempre fuimos, un ser eterno, abrumador, absolutamente inexplicable.
Así como las células de tu piel forman la capa que protege tu cuerpo del exterior, los seres humanos somos células de un ser más grande. Así como nuestras células son incapaces de comunicarse con el cuerpo a nivel verbal, nosotros no nos podemos comunicar con el gran ser que habitamos con el lenguaje que utilizamos para mantener una conversación con otro ser humano. Pero podemos sentir ese ser magnánimo que se extiende más allá de nuestros pies. Puedes sentir que ese ser está vivo, y desprende emanaciones de energía. Puedes sentirte parte de él, y puedes demostrarle afecto en cada acto que realices. Olvida tu pequeño 'yo' interior y déjate envolver por la gran concienca de ser donde habitas. Los efectos del placer y la satisfacción que puedes llegar a experimentar no tienen límites.

duhnn



Más historias


Imagen cueva con abertura de luz

Relatos de aventuras

Cuando despertó no sabía dónde se encontraba, ni cómo había llegado allí. Sólo recordaba haber estado tomando un té de regaliz, exquisitamente bueno por cierto, en la taberna de los pájaros.
El lugar era oscuro, y olía a humedad. El silencio alrededor era rotundo, penetrante, absoluto. No podía ver nada a su alrededor.
Se percató de que un hilo de luz entraba a unos diez metros de altura, sobre el nivel en que él estaba. Antes de siquiera pensar en alcanzar esa pequeña abertura, sabía perfectamente que no llegaría, que no estaba en ese lugar por casualidad. Ahora, debía encontrar la forma de salir de allí, y sabía que la aventura de conseguirlo, sería merecedora de un relato épico que algún día se escribiría en libros, y los lectores creerían que todo fue producto de la imaginación de un escritor...
Seguir leyendo...



Buscando inconscientemente el dolor

Buscando el dolor

Vamos inevitablemente buscando nuestro destino. Buscamos el dolor, el placer, la alegría, la soledad, la enfermedad e incluso la muerte.
Somos responsables de la gran mayoría de los desastres que nos pasan. Somos responsables tanto de la alegría como del sufrimiento que atraemos a nuestras vidas...
Seguir leyendo...



Ven conmigo - Dame la mano.

Dame la mano

Sólo quedó silencio.
Volvió el calor y llegará la paz eterna colmada de suaves aromas...

Seguir leyendo...



Más historias






















Apps recomendadas - Android