Historias de aventuras



Mujer mgica silueta

Déjate llevar

¿Dónde me llevas?
Silencio, sígueme.

No pude hacer otra cosa que callar y seguirla.
Caminaba con paso firme. Irradiaban de su piel destellos azules y blancos. Los zarzales se encogían al verla llegar para no arañarla. Los pájaros, posados en las ramas, observaban el balanceo de ese hermoso ser que se deslizaba suavemente entre los árboles, posando sus delicadas manos en las cortezas. Estos, al ser acariciados por las llemas de sus dedos, se estremecían desde las raíces a las puntas de las hojas, creando una sinfonía entremezclada de placer y clamor.

Se dió la vuelta y fijó los ojos en mi. No podré olvidar jamás esa mirada, pues todo cobró sentido en un instante. Aún siento en el pecho lo que me transmitió sin palabras, el maravilloso regalo que depositó en el más profundo recodo de mi ser, lo que despertó y desencadenó en un instante en el que el tiempo dejó de existir, donde sólo había verdad.

Todo está donde debe estar.

duhnn



Más historias


Imagen de un libro sobre un rbol milenario

El libro del árbol mágico

Aquel libro no era de este mundo, pertenecía a un reino antiguo, donde los dragones descansaban sobre montañas de oro, un mundo donde los duendes y los ogros corrian salvajemente en las noches en las que no había luna. Ese libro mágico había salido de un lugar donde hechizos y encantamientos brotaban de las bocas de poderosos magos que portaban bastones y sombreros picudos. Magos de largas barbas blancas, eruditos, sabios y portadores de conocimiento...
Seguir leyendo...



Ven conmigo - Dame la mano.

Dame la mano

Sólo quedó silencio.
Volvió el calor y llegará la paz eterna colmada de suaves aromas...

Seguir leyendo...



Imagen cueva con abertura de luz

Relatos de aventuras

Cuando despertó no sabía dónde se encontraba, ni cómo había llegado allí. Sólo recordaba haber estado tomando un té de regaliz, exquisitamente bueno por cierto, en la taberna de los pájaros.
El lugar era oscuro, y olía a humedad. El silencio alrededor era rotundo, penetrante, absoluto. No podía ver nada a su alrededor.
Se percató de que un hilo de luz entraba a unos diez metros de altura, sobre el nivel en que él estaba. Antes de siquiera pensar en alcanzar esa pequeña abertura, sabía perfectamente que no llegaría, que no estaba en ese lugar por casualidad. Ahora, debía encontrar la forma de salir de allí, y sabía que la aventura de conseguirlo, sería merecedora de un relato épico que algún día se escribiría en libros, y los lectores creerían que todo fue producto de la imaginación de un escritor...
Seguir leyendo...



Más historias
























Apps recomendadas - Android