Historias de aventuras



Imagen del mundo

El mundo de mis ojos

Se alimentaba a base de setas y musgo.
Vagaba por el bosque buscando nuevos rincones, nuevos olores. Disfrutaba en la penumbra del atardecer, cuando las sombras comenzaban a desaparecer.
Cada da sus ojos se adaptaban ms a los cambios de luz. Cada paso que daba deba darlo con extrema precaucin, pues salvajes animales merodeaban los frondosos bosques donde habitaba.
Le encantaban los sabores nuevos, pero dudaba a la hora de probar nuevas plantas, por no saber cmo reaccionara su cuerpo tras la ingestin. Recordaba haber sufrido alucinaciones despus de probar una flor blanca, que a simple vista pareca totalmente jugosa, comestible.
Recordara bien el resto de sus das la mgica experiencia. Sus sentidos se agudizaron. Sinti la simbiosis con el mundo que alrededor de l se extenda. La quietud de su mente era extrema, su odo le daba ms informacin de la que jams haba procesado, experimentando una sensacin de placer intensa.
La concentracin que lleg a alcanzar le produjo un extrao estado. Todo alrededor comenz a cobrar vida. Los rboles, ramas y flores, comenzaron a desdibujarse, convirtindose en emanaciones de energa, de un color no definido, opaco, de una belleza sin comparacin alguna.
Miles de filamentos envolvan cada pedacito de bosque donde enfocaba su atencin, y lleg a dudar de la veracidad de su visin. Aunque tambin dud de su visin ordinaria, pues siempre haba visto a los rboles como magnficos gigantes de fuerte corteza, y a las flores como delicados seres que desprendian un olor maravilloso, pero nunca par a pensar que todo a su alrededor poda ser parte de un mismo ser. Un ser inmenso, enorme, que irradiaba magia en forma de emanaciones, que nosotros separbamos y clasificbamos, dndoles nombres y separndolos en clases, cuando en realidad todo lo que vemos es la gran ilusin que se construye para nosotros, para el deleite de nuestros ojos, para nuestra leccin diaria, para la gran aventura que experimentaremos 'hoy'.
No hay un maana, no hay un despus, slo existe donde ests, porque lo generas con cada una de tus decisiones. Viniste a aprender, viniste a crecer, para luego ascender. Bienvenido a tu gran simulacin, todo esto es para ti.

duhnn



Más historias


Imagen de la respiracin mgica

Aprender a respirar

Días cargados de vida. La luz recorría sus células, pues eran su alimento. Se paseaba por las calles, intentando captar cada brizna nueva que le traía el aire. Su olfato se desarrollaba a medida que aprendía a inhalar los fragmentos de información que alrededor de su ser flotaban...
Seguir leyendo...



Imagen cueva con abertura de luz

Relatos de aventuras

Cuando despertó no sabía dónde se encontraba, ni cómo había llegado allí. Sólo recordaba haber estado tomando un té de regaliz, exquisitamente bueno por cierto, en la taberna de los pájaros.
El lugar era oscuro, y olía a humedad. El silencio alrededor era rotundo, penetrante, absoluto. No podía ver nada a su alrededor.
Se percató de que un hilo de luz entraba a unos diez metros de altura, sobre el nivel en que él estaba. Antes de siquiera pensar en alcanzar esa pequeña abertura, sabía perfectamente que no llegaría, que no estaba en ese lugar por casualidad. Ahora, debía encontrar la forma de salir de allí, y sabía que la aventura de conseguirlo, sería merecedora de un relato épico que algún día se escribiría en libros, y los lectores creerían que todo fue producto de la imaginación de un escritor...
Seguir leyendo...



Mujer mgica silueta

Déjate llevar


¿Dónde me llevas?
Silencio, sígueme.

No pude hacer otra cosa que callar y seguirla.
Caminaba con paso firme. Irradiaban de su piel destellos azules y blancos. Los zarzales se encogían al verla llegar para no arañarla...


Seguir leyendo...



Más historias






















Apps recomendadas - Android