Historias de aventuras



Imagen de rbol mgico que tiene vida

La alimentación ecológica

La magia recorría su cuerpo de principio a fin. Sentía como corrientes de energía emanaban de sus células. Una infinita sensación de placer le hacía estremecerse. Y todo fruto de la concentración, el esfuerzo, la constancia y el equilibrio que había ido acumulando en su ser.
Decidió cambiar sus hábitos alimentícios. Dejó de comer carne y pescado, como siempre le habían enseñado, para emprender la aventura de comer a base de legumbres, verduras, frutas y frutos secos, los magníficos manjares que nos regalan los árboles y las plantas para nutrirnos.
Su alegría, mes a mes fue en aumento. Su mente se aclaraba, y no podía comprender, cómo en todos estos años no se había dado cuenta antes de lo importante que era el alimentarse de comida 'viva'.
Comprendió que ahora se estaba alimentado de semillas, tubérculos que estaban vivos, pues si en vez de comérselos, los plantaba en la tierra, eran capaces de generar una nueva planta, un nuevo ser, grande y fuerte que sería capaz de volver a regalar alimento a quienquiera que pasara a su lado y lo necesitara.


Siempre, hasta darse cuenta del cambio tan grande que produce en el cuerpo el dejar de comer 'alimento sin vida', había sentido que le faltaba algo, que no estaba al completo. Sin embargo ahora, sentía que todo su ser brillaba y emanaba una fuerza sin fin, de unas magnitudes que nunca hubiera soñado que pudieran ser reales.

Y el camino sólo acababa de comenzar, pues su cuerpo sólo había comenzado a purificarse. El siguiente paso que le hizo brotar felicidad por cada poro de la piel, fue el comer comida ecológica. La alegría que destilaba a cada paso era de niveles incomprensibles, pues hace falta experimentarlo para poder llegar a vislumbrar un ápice de lo poderoso que puede ser el alimentar el cuerpo con vida.

duhnn



Más historias


Buscando inconscientemente el dolor

Buscando el dolor

Vamos inevitablemente buscando nuestro destino. Buscamos el dolor, el placer, la alegría, la soledad, la enfermedad e incluso la muerte.
Somos responsables de la gran mayoría de los desastres que nos pasan. Somos responsables tanto de la alegría como del sufrimiento que atraemos a nuestras vidas...
Seguir leyendo...



Poema dulce de amor

Rozarnos las mejillas

Adoro cada una de las palabras que salen de tu boca,
siento tus manos dentro de mi cada vez que respiras, en la distancia...
Seguir leyendo...



Ven conmigo - Dame la mano.

Dame la mano

Sólo quedó silencio.
Volvió el calor y llegará la paz eterna colmada de suaves aromas...

Seguir leyendo...



Más historias






















Apps recomendadas - Android