Historias de aventuras



Historia de gnomos y duendes

Aventura del duende Eruh

Decían que los gnomos eran capaces de dominar el arte de la magia, que en sus rituales eran capaces de llegar a tal simbiosis con los elementos, que éstos obedecían sus órdenes, por lo que a pesar de su tamaño, el poder de éstos era inmenso. Y no sólo podían realizar hazañas tales como la de provocar una ventisca de proporciones épicas, sino que también se decía que en sus experimentos, habían sido capaces de dar vida a los elementos.
Necesitaban congregarse los magos de más alto rango, y concentrados al unísono en un punto del agua, por ejemplo, hacían surgir de ésta un nuevo ser, un elemental, invocado para sus fines y propósitos. Pero no siempre esos seres obedecían. Algunas veces simplemente aparecían, con una forma un tanto amenazadora, con mirada fría y lúgubre, y el grupo se veía desbordado ante la situación. No obstante, nunca se les había rebelado.
Hubo muchas dudas entre los sabios, ya que comenzaron a temer que alguno de sus compañeros, se dejara arrastrar por la oscuridad que deriva de llamar a seres que no son de nuestras esferas, por lo que, en una asamblea celebrada en riguroso secreto, se llegó al acuerdo de no utilizar éstas habilidades bajo ningún concepto, ya que no podían saber a ciencia cierta si la criatura reclutada obedecería sus órdenes o causaría el caos.
Como temían que éste poder cayera en manos equivocadas, destruyeron todos los documentos relacionados con sus rituales para la invocación, aunque lo que no podían era eliminar el conocimiento que habían adquirido.

Y por casualidad, uno de los duendes más intrépidos que habitaban los bosques de Enerht, fue testigo presencial de los experimentos de aquellos diminutos seres. Él no dominaba la magia, pero sabía que la criatura que vio en el lago aquella tarde de primavera, cuando se encontraba buscando setas para alimentarse no era de éste mundo.
Cuando volvió a la aldea, preocupado por lo que había visto, buscó la choza de Eruh, el viejo sabio del lugar, quien le recibió no de muy buena gana.

- Sabio Eruh, hoy en el lago, he sido testigo de algo increíble.
El anciano lo observó durante unos instantes y expulsó una bocanada de humo blanco.

- He visto una criatura salir del agua. Su cuerpo era translúcido. No tenía forma humana, parecía una bola que se deslizaba por la orilla. Pocos segundos más tarde se desvaneció. ¿Qué está ocurriendo?

Chupó intensamente su pipa de madera y se levantó de su sillón. Dio unos pasos hacia la pequeña chimenea que había en el centro de la habitación. Sin mirar siquiera a su interlocutor, comenzó a hablar.

- Los gnomos se están preparando para la inminente batalla que enfrentará a nuestro mundo con la ciudad de las sombras.

Pronunció unas palabras ininteligibles, y trazó un cuadrado en el aire.

-Ven, acércate y observa.

El joven se quedó estupefacto cuando vio a través de aquella pantalla que se sostenía en el aire, unos seres que no habría podido imaginar ni en sus peores pesadillas.

duhnn



Más historias


Imagen cueva con abertura de luz

Relatos de aventuras

Cuando despertó no sabía dónde se encontraba, ni cómo había llegado allí. Sólo recordaba haber estado tomando un té de regaliz, exquisitamente bueno por cierto, en la taberna de los pájaros.
El lugar era oscuro, y olía a humedad. El silencio alrededor era rotundo, penetrante, absoluto. No podía ver nada a su alrededor.
Se percató de que un hilo de luz entraba a unos diez metros de altura, sobre el nivel en que él estaba. Antes de siquiera pensar en alcanzar esa pequeña abertura, sabía perfectamente que no llegaría, que no estaba en ese lugar por casualidad. Ahora, debía encontrar la forma de salir de allí, y sabía que la aventura de conseguirlo, sería merecedora de un relato épico que algún día se escribiría en libros, y los lectores creerían que todo fue producto de la imaginación de un escritor...
Seguir leyendo...



Pensador - Profundas reflexiones

Aquellos gloriosos momentos

Fue lo mejor que me ocurrió durante el período en que estuve consciente de estar vivo y tener un cuerpo...
Seguir leyendo...



Buscando inconscientemente el dolor

Buscando el dolor

Vamos inevitablemente buscando nuestro destino. Buscamos el dolor, el placer, la alegría, la soledad, la enfermedad e incluso la muerte.
Somos responsables de la gran mayoría de los desastres que nos pasan. Somos responsables tanto de la alegría como del sufrimiento que atraemos a nuestras vidas...
Seguir leyendo...



Más historias






















Apps recomendadas - Android